--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS




Cronica Edicion 2004
.

Festival SUE (Santiago Urbano En Vivo) 2005
28 y 29 octubre 2005, Estadio Víctor Jara, Santiago de Chile


La conexión entre Morcheeba y la música latinoamericana
Entrevista


Por Antonio Díaz Oliva

28 de octubre
Dizze Rascal
Brazilian Girls
Fischerspooner
Morcheeba

Tercera edición del SUE, festival que ha tenido a artistas de la talla de Morrisey, Massive Attack, PJ Harvey y Mars Volta. La regular asistencia de la primera noche( 2.500 personas, aproximadamente) se vio contrastada con la grata sorpresa que fueron bandas prácticamente desconocidas para la audiencia chilena, como es el caso de Brazilina Girls o Fischerspooner. La segunda jornada, inclinada totalmente al rock, fue recibida con un lleno total y unos The Strokes que aprovecharon de darnos un vistazo a lo que será su próximo álbum. 

El rapero Dizzee Rascal fue el encargado de calentar el ambiente a medida de que la gente hacía su ingreso. Con tan sólo 21 años, este Mc proveniente de los barrios bajos de Londres, logró salir a la fama luego que su single "Fix Up, look sharp" llegara al número 17 de la radio de la BBC.  Apoyado por un DJ, el cual, sin brazo derecho, se las arreglaba para lucirse en la tornamesa con la boca, el rapero británico impresionó con su fraseo que, según algunos, lo podría ayudar para llegar a ser la respuesta inglesa de 50 cent.

La conexión entre Brazilian Girls y Chile se notó, ya que los versos de "Poema 15" de Pablo Neruda que fueron ocupados en "Me gustas cuando callas", ayudaron a que fuese una de las canciones con más elogios entre los 2.500 asistentes. La vocalista Sabina Scubb, vestida entera de blanco a lo Bjork, se encargó de seducir a la audiencia con frases en español, que se intercalaban con bosanova y algo de electrónica.

Sin duda que Fischerspooner ha sido una de las propuestas más bizarras que ha pisado suelo chileno. Bastante desconocidos por acá, esta banda conformada por Warren Fischer y Casey Spooner, artistas visuales provenientes de Nueva York, más una banda de apoyo.
 Warren Fischer, vocalista, se dio el lujo de cambiarse de vestimenta tres veces y ,por cada cambió, lucía más extraño aún. Incitó al público a acompañarlo con frases como Whats up fucking bitches y hasta se subió a los parlantes para danzar al más puro estilo de un Iggy Pop extasiado. Un show explosivo que, a ratos, recuerdan a la locura futurista de Devo en sus primeros años y  en algunos pasajes se dan el lujo de sonar tan sincronizados como unos Kraftwerk en directo.

A las doce en punto, Morcheeba ingresaba al escenario con Ross Godfrey, guitarrista y compositor, a la cabeza. Sin Paul Godfrey, la banda recorrió parejamente toda su discografía.

Jodie Sternberg (tercera vocalista que ha pasado por la banda) se mostró carismática con el público, animando a aplaudir, saltar e , incluso, terminó revolcándose por los suelos. Ross Godfrey, aprovechó de agradecer entre canción y canción a los fans chilenos y hasta le dedicó "Moog Island", primera canción de su último disco, a Víctor Jara, músico chileno que fue asesinado en el gobierno militar. También se dio el lujo de dar un mensaje que seguramente no dejará muy feliz a los miembros de Metallica: "Esta próxima canción es de "The Antidote",nuestro nuevo álbum. Si no lo tienen...descárguenlo".  Lars Ulrico, debe estar tomándose un tranquilizante. 

Hora y media que hipnotizó a la audiencia. Luego del bis llegaron para descargar "Rome wasn`t built in a day". Morcheeba cerraba la velada con un cierto aire de amor, paz y mucha sicodelia. 

29 de octubre
Kings Of Leon
The Strokes

La segunda noche fue abierta por Kings Of Leon, quienes a punta de sonidos Country, Rock y Blues, calentaban el ambiente. Presentaron una mezcla de temas provenientes de sus dos álbumes ( "Youth And Young Manhood" y "Aha Shake Heart Break"). Luego de la primeras canciones se notó que la banda de los hermanos Fogwill, salió al escenario a hacer lo que saben: demostrar su virtuosismo instrumental. Apenas un par de frases para el público, el cual, a pesar de no conocerlos tanto, los acompañó con aplausos variadas veces. Los chicos evangélicos lucieron jeans rasgados y el cabello desordenado, pero apenas se movieron de su metro cuadrado. Casi al final del show, el vocalista aprovechó de lanzar un micrófono al suelo y dejarse llevar por un efímero momento de rebeldía. Tal vez recordando que ser un rock star no es sólo tocar bien la guitarra. 
 

El ansia se sentía en el ambiente del Estadio Víctor Jara. Meses atrás, The White Stripes realizaron uno de los mejores conciertos de lo que va del año en el mismo recinto. Seguramente, gran cantidad de público se repetía el plato de garage rock. La fanáticas que se amontonaban en las primeras filas no daban tregua en gritar por los cinco chicos de Nueva York que en el año 2001 salían al mundo musical con "Is This It?" y  le quitaban al Nu Metal su reinado de varios años. Hasta que a eso de los once de la noche, The Strokes salían al escenario. Su salida se podría perfectamente comparar con un golpe certero en la nariz, de esos que deciden un encuentro desde los primeros minutos.  "Last Nite" fue la canción que abrió el concierto, una sorpresa algo inesperada para los casi 6000 presentes, quienes desde el comienzo se rindieron a sus pies. "Someday" "Hard to explain"  sonaron como himnos.

Aprovecharon la ocasión para adelantar tres canciones de "The First Impression On Earth" su próximo álbum, como el single "Juicebox" , el cual los muestra cercanos a sonidos más pesados. Los avances "Heart In A Cage" y "You Only Live Once" también conservan cierta agresividad, pero se emparientan más con el sonido característico de la banda. 
Habrá que ver si el álbum es tan prometedor como las canciones adelantadas, o es sólo una carnada.

Julian Casablanca, vocalista, se dio el tiempo de hacer payasadas y conectar con el público con actos tan extraños como lanzar su reloj y lentes para algún afortunado de la audiencia. Algo herméticos con el público, el resto de los integrantes de The Strokes se limitó a tocar una fiel duplicado de sus discos, sin siquiera atreverse a improvisar o alargar un trozo de sus canciones. 

"Reptilia" cerraba la noche, con un Albert Hammond Jr que demostraba sus dotes guitarrísticos y , de paso, dejaba bien parada a su familia. The Strokes no sorprendían, pero ganaban por knockout el último de sus encuentros en Sudamérica. 

Set List:
Last Nite
Soma
Under Control
The Modern Age
12:51
Juicebox
Automatic Stop
Someday
Hard To Explain
Is This It
Heart In A Cage
You Only Live Once
NYC Cops
The End Has No End
Barely Legal
Whatever Happened
I Cant Win
Alone, Together
Take It Or Leave It
Bis
Hawaiian Song
Reptilia 
Agradecimientos a Fernanda Maqueira y DG medios.


La conexión entre Morcheeba y la música latinoamericana
Entrevista por Antonio Díaz Oliva y Álbaro Farías.- Santiago de Chile - IndyRock
Agradecimientos a Manuel Maira.
Morcheeba en IndyRock

En el año 2002 Morcheeba lanzaba al mercado un álbum llamado "Charango", en referencia a un instrumento típico de la música Latinoamericana. Ross Godfrey, uno de los líderes de Morcheeba junto a su hermano Paul, aprovechó su visita a Chile y se reunió con Claudio Parra integrante de Los Jaivas, la banda chilena más importante de los 70 y finales de los 60. Intercambiaron música, palabras, impresiones y hasta de futuras colaboraciones. Acá la cabeza de Morcheeba habla sobre su afición por la música latina y otras cosas.
 



-¿Cómo nació este interés por la música latinoamericana y, en especial, por Los Jaivas?
Tres años atrás estuve viajando por Perú, Chile y le preguntaba a la gente "Cuál es la mejor música sicodélica de este país de los 70 y finales de los 60". Encontraba fascinante la mezcla entre Rock and Roll con las raíces nacionales de cada país. Además siempre me gustó la música brasilera.

¿Cómo fue tu primera vez en Chile?
Estuve en Santiago y en las montañas. También recuerdo cuando fui a Valparaíso y, en especial, una fiesta en la que estuvimos bailando hasta tarde. Mucha gente me había hablado de la música chilena. Así que pregunté acerca de la mejor banda de finales de los 60 y 70. Y me dijeron que Los Jaivas fue la mejor banda de esa época.

¿Te acuerdas quién fue?
Varias personas me lo recomendaron. Fui a una tienda y pregunté por el primer álbum. Que se llamaba: "Volatín".

¿Dónde lo encontraste?
En Santiago. Recuerdo que cuando fui a la primera tienda y me dijeron que no lo tenían fue algo loco. Era como ir a una tienda de discos en Londres, preguntar por un disco de los Beatles y que no lo tengan. Lo escuché y lo encontré interesante. En ese tiempo había comprado un charango y comenzaba a tocarlo. Por eso al siguiente disco de Morcheeba se llamó justamente " Charango". Entonces desde ese entonces he estado interesado en esos sonidos. Fui a un concierto a un lugar llamado la "Feria", donde había un tributo a Los Jaivas porque su vocalista había muerto.Así que cuando me preguntaron si estaba interesado en ir a Chile a tocar un concierto les dije que sí, me encantaría volver.

¿Cuántos días te quedaste la última vez?
Tres semanas. Aproveché de recorrer las montañas y los ríos. Unas semanas antes había estado en Machupichu. Ahí descubrí harta música. Me inspiró bastante.

¿David Byrne (ex Talking Heads) te habló de Los Jaivas?
No. Él me dijo que le prestara atención a la música latinoamericana en general. Algo que me llamaba la atención fue que en esos tiempos era muy difícil por la situación política y el riesgo que era hacer música. Me gustaba la valentía de los músicos.

¿Cuál es tu relación con David Byrne?
Él me llamó cuando hice el primer álbum. Era un gran fan suyo y él me dijo "Hola soy David Byrne. ¿Quieres producir un disco conmigo? Le dije que sí. Vino a Londres e hicimos cinco o seis canciones para un álbum llamado "Feelings"(1997). Desde entonces hemos sido amigos.

¿Conoces la historia del Estadio Víctor Jara (Músico que fue asesinado por el gobierno militar)?
Sí. Conozco lo que le pasó.  Es extraño que ahora estemos tocando ahí, pero es la magia de la música.



Festival SUE II. Santiago Urbano Electrónico
Edicion 2004
Jueves 04 de Noviembre - 2004
Estadio San Carlos de Apoquindo
Público: 15 mil espectadores
Santiago de Chile
Artistas: The Mars Volta, PJ Harvey, Morrissey, Electric Six

Por Esteban Velásquez Cuadra.- IndyRock

Esta es la segunda versión del Santiago Urbano Electrónico: SUE. En su primera versión, realizada los días 27 y 28 de Mayo del 2004, congrego a Massive Attack, The Human League, Rinocerose, Andy Fletcher, The Herbaliser, FC Kahuna y Junior Sánchez. Sin dudas se consolido con uno de los grandes y más importantes Festivales de Latinoamérica. Todo un lujo para este lejano lugar del mundo. Esta vez correspondía el turno a la segunda versión del SUE. Artistas como Morrissey, PJ Harvey, The Mars Volta, Blondie, Rinocerose (se repite el plato), Death in Vegas, Gustavo Cerati, Andy Smith (DJ Porstishead) y a Electric Six.

The Mars Volta: Ataques compulsivos de rock incendiario.

"Quizás en los 70's habrían impresionado pero a estas altura ya no...". Ese fue el comentario de un amigo, refiriéndose a la actuación de Los Mars Volta. Algo hay de cierto. Es claro que la banda de Los Angeles - California se nutren de la sicodélica de los 70's, pero a justa razón, la mezcla que hacen con el free jazz, el hard core, el rock progresivo, los hacen ser una de las bandas más interesantes de estos momentos. No por nada Los Red Hot Chili Peppers los han escogido como banda soporte para su última gira europea.
Son las 19:20 horas y The Mars Volta comienza electrificando el ambiente con sus espasmódicos coletazos de rock and roll. Aquel que te provoca trance y la vez hace que tu pulso arterial se acelere al máximo. El público parecía un para/rayos, recibiendo la descarga adrenalínica de riffs afilados de Omar Rodriguez-Lopez, del bajo punzante de Juan Alderete,  de la batería machacante de Jon Theodore, del envolvente teclado de Isaiah Owens y de la impresionante voz de Cedric Zavala, quien con sus maniobras de potro desbocado enardecía al público que atentamente disfrutaba del show. 
En un momento Cedric manifestó su agrado de tocar antes que salieran los "viejos", haciendo una clara alusión a Morrissey, quienes mostraron su desagrado a las manifestaciones de divo del músico inglés, quien exigió, entre otras cosas, alojarse en un hotel distinto al que los demás artistas se encontraban y también solicito un vehículo con asientos que no fueran de cuero, cuyo chofer debía permanecer en silencio durante todo el traslado. Cosas de Mr. Stephen Patrick.
Y para ello contó con la colaboración de un músico invitado de lujo, nada más ni nada menos que John Frusciante de Los Red Hot Chili Peppers.
20:20 horas y el show de The Mars Volta llegaba a su fin, cayó el telón y por más que el público pedía un bis, los organizadores fueron implacables. No hay bis. Balance positivo para los de California.



PJ Harvey: Sensualmente pervesa
.
Lo de Polly Jean fue magistral. Arrancó con "The Life & Death Of Mr. Badmouth" de su último disco "Uh Huh Her" (Island 2004). Su show estuvo cargado de viejos clásicos como "O Stella", "Dress", "Victory", "Hair", "Joe", "Meet Ze Monsta", "Long Snake Moan", "Send His Love To Me" y sublime "To Bring You My Love": I was born in the desert - I been down for years - Jesus, come closer - I think my time is near. Del desierto, por años, con Jesús, el tiempo de PJ Harvey era ahora!. De lo nuevo se destacaron "Shame", "The Setter", "Cat on the wall", "It's You" y la desenfadada "Who The Fuck?!
Al parecer sus andanzas musicales con Josh Homme (líder de los Queens of the Stone Age), la han traído de vuelta a ese sonido arrastrado, pesado y malévolo. El sonido stoner fue la tónica del concierto. Flash back a los grandes de Black Sabbath y a los (mal) desechados Alice in Chains (mi humilde homenaje a Layne Staley: R.I.P.). 
Lamentablemente el show duró alrededor de 1 hora. Era la primera vez que tocaba en Santiago de Chile y las ansias de verla/escucharla eran bastantes. Sus movimientos aun rondan por estos lares. Algo que difícilmente se olvidará. Uno de los grandes conciertos de este 2004 que ya se va. Y eso que para algunos personajes del jet set nacional les pareció un verdadero plomo la actuación de la adorable inglesa. Ja!. No saben lo que han visto.


Morrissey: El emperador
No hay duda. Es indiscutible. El ego de Morrissey es inmenso como el cielo. Desde su entrada, creo un clima de expectación por más de 2 minutos, mientras sonaba el audio de un relato en inglés con una música incidental sin grandes sugerencias. Hasta que apareció, vestido de cura, de riguroso traje negro y con la característica franja blanca al cuello. En una de sus manos llevaba un ramo de inciensos, con los cuales se acerco hacia el público y los bendijo con su correcto acento british. De pronto comienza a sonar el hechizante sonido de la guitarra de "How Soon Is Now?". No podía ser mejor comienzo. El público caía rendido a los pies del ídolo. 
El de Manchester se paseo por los clásicos de The Smiths como: "Bigmouth Strikes Again", "Shoplifters of the World Unite", la mencionada "How Soon Is Now?" y la excelsa "There Is a Light That Never Goes Out". Luego repaso su discografía solista: "The More You Ignore Me, the Closer I Get", "November Spawned A Monster", la nostálgica "Everyday Is Like Sunday" y la emocionante "Now My Heart Is Full": There's gonna be some trouble - A whole house will need re-building - And everyone I love in the house. Muy significativa para mi en estos tiempos.
Del nuevo material "You Are the Quarry" (Attack 2004) sonaron: "How Can Anybody Possibly Know How I Feel?", "Let Me Kiss You", "You Know I Couldn't Last", la lolipop "First of the Gang to Die" y la potente "Irish Blood, English Heart".
Morrissey se mostro cómodo, en su habitat natural, bromeó con el público y también se puso más serio al referirse a la re-elección de Bush en "los divididos Estados Unidos.Díos los bendiga", fue lo que manifesto hacia el pueblo Estadounidense. 
El show finalizó a las 22:20 hrs, cerca de 1 hora y 40 minutos se mantuvo arriba del escenario. Un campo magnético cautivante. Casi sagrado. Así es El emperador de emociones.


Electric Six: Rock Freak
Fue mala idea la de programar a los de Detroit al final, después del majestuoso Morrissey. La mayoría del público se retiró al finalizar el show del inglés. Sólo unos pocos se quedaron, pasada la medianoche, a curiosiar la propuesta de Electric Six. A pesar de haber tenido una favorable crítica con su álbum "Fire" (Beggars XL, 2003), la mezcla de punk, garage, disco no logro entusiasmar a los pocos asistentes que quedaban y que poco a poco regresaban a casa.



INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO


vídeopromoción







VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es